La germinación de las plantas

Donde quiera que vayamos y volteemos a ver, habrá diferentes tipos de plantas. Como las hierbas en su césped, los árboles y las flores en el parque, y las verduras en el jardín o en su plato son todas las plantas.

Las plantas son increíblemente variadas y diversas; información reciente dice que hay casi trescientas mil especies de plantas en la Tierra; las semillas también son muy diferentes

Casi todas las plantas que vemos provienen de una semilla. Cuando una planta se reproduce, los pone en una cápsula dura junto con suficiente comida para que ellas puedan crecer y vivir.

La germinación de las plantas

El nacimiento de una Planta

Una vez germinada la semilla, comienza su proceso de crecimiento; fabrican su propio alimento para poder nutrirse donde absorben sol y nutrientes de la tierra (fotosíntesis) absorben luz mediante la clorofila y como desecho liberan oxígeno. Cuando al fin crecen, a estos se les dice o se les llama brote; por lo general estos incluyen tallos, yemas y hojas.

Una Característica de las plantas es que ellas crecerán durante toda su vida y pueden perdurar por muchísimos años; dependiendo del tipo de planta, se puede determinar su periodo de vida. Cabe destacar que no todas crecerán con la misma rapidez.

Los Brotes

Hay que estar atentos con los brotes porque podrían confundirse con los tallos. Los brotes suelen ser comidos por animales gracias a la fibra que poseen, debido a que en este proceso no han completado el desarrollo de su pared celular secundaria. Como característica son suaves, fáciles de masticar y digerir, excepto cuando envejecen.

Un ejemplo son los brotes de germinación que crecen hacia arriba, porque son un brote que desarrollará hojas. Otro ejemplo son plantas perennes cuyo crecimiento desde el suelo en las plantas herbáceas son el nuevo crecimiento de flores o tallos en plantas leñosas (época de primavera).

Elementos para conseguir los brotes

Para obtener brotes de una planta, es necesario que estén en un lugar donde puedan nacer las mismas y que esté en aptas condiciones. Para ello, debemos tomar en cuenta algunos aspectos de dichos elementos para tener el mejor resultado.

Estado de la tierra

Sin duda alguna para que una planta crezca, debemos contar con una tierra de buena calidad y que sea lo suficientemente fértil, como característica esta tiene que ser permeable. Por ende, una tierra que esté seca y dura no servirá de la misma forma que una más blanda; para las tierras duras podremos colocar arena para que esté mejor el agua.

Sustrato o abono

Se trata de vitaminas aportadas al suelo para que se nutre la planta estás se pueden detener obtener del estiércol o desechos de otras plantas.

Semillas de calidad

Utilizar una buena semilla nos podrán garantizar con mayor seguridad que esta planta va a ser germinada con éxito.


Deja un comentario

free contadores visitas